Preámbulo

La ciudad de Dos Hermanas, como segundo núcleo poblacional de la provincia tras la capital, ha consolidado su extraordinario auge industrial en los últimos treinta años en que ha visto cómo ha progresado en este sector hasta situarse en el de mayor pujanza para la economía local.

El desarrollo industrial en la localidad se ha localizado fundamentalmente en los polígonos industriales, entre los cuales se encuentra el de La Isla, de mayor superficie, y donde se han concentrado un número importante de empresas y de gran volumen de trabajadores.

El antecedente más lejano de esta actuación urbanística es la Ley 194/1963 de 28 de diciembre (BOE 30-12-63) por el que se aprobó el I Plan de Desarrollo Económico y Social. En el artículo 7 de dicha disposición se contempla la localización de Polos de Promoción y Desarrollo Industrial, entonces sin definir todavía.

El Decreto 153/1964 de 30 de enero (BOE 31-01-64) sobre la localización de Polos de Promoción, Polos de Desarrollo y Polígonos de Promoción Industrial en la provincia de Sevilla. La Orden de 1 de febrero de 1964 fija la delimitación territorial de los Polos de Promoción y Desarrollo, citando ya expresamente la incidencia de la localidad de Dos Hermanas que es afectado en una extensión de 67 Km2.

Dada las grandes dimensiones del Polígono se proyectó urbanizarla por etapas. Se redactó el Plan Parcial de Ordenación que cubría 357 Ha. A continuación se ejecutaron las obras correspondientes, constituyendo lo que hoy forma el suelo urbanizado del polígono.

Los artículos 67 y siguientes del Reglamento de Gestión Urbanística, aprobado por el RD 328878, de 25 de agosto, establecen que la conservación de las obras de urbanización y el mantenimiento de las dotaciones e instalaciones de los servicios públicos serán de cargo de la Administración actuante una vez que se haya efectuado la cesión de aquéllas. No obstante, los propietarios de terrenos comprendidos en el polígono quedarán sujetos a dicha obligación cuando así se imponga con el Plan de Ordenación o por las bases de un programa de actuación o resulte expresamente de disposiciones legales.

Por lo tanto, la constitución de las Entidades Urbanísticas de Conservación es, en principio, potestativa, pero será obligatoria cuando el deber de conservación de las obras de urbanización recaiga sobre los propietarios comprendidos en el polígono. En este caso, la pertenencia a la Entidad de Conservación será obligatoria para todos los propietarios, presentes y futuros, comprendidos en su ámbito territorial.

Por todo ello y con la finalidad de conservación de las obras de urbanización y mantenimiento de las dotaciones , se promovió en dicha actuación urbanística la creación de la correspondiente Entidad de Conservación que se regirá básicamente por unos Estatutos y lo dispuesto en la legislación urbanística vigente.

La Entidad tiene naturaleza administrativa, con personalidad propia y plena capacidad jurídica desde la fecha de su inscripción en el Registro de Entidades Urbanísticas colaboradoras, y se regulará por sus estatutos y por los artículos 24 a30 y 67 a 70 del reglamento de Gestión Urbanística, y demás legislación urbanística aplicable.

Inscrita en el Registro de Entidades Urbanísticas Colaboradoras en el Folio 7, del Libro 1, de la Sección 3ª, número de orden 4.

La Entidad Urbanística de Conservación actuará bajo el control urbanístico del Ayuntamiento de Dos Hermanas que tendrá, en todo caso, un representante en los Órganos Rectores de la Entidad.

Los Estatutos de la Entidad fueron aprobados en pleno del Excmo. Ayto. de Dos Hermanas el 22 de octubre de 1992